miércoles, 4 de noviembre de 2009

Técnicas para el inversor emprendedor

Graham nos recomienda para inversores algo más agresivos el atrevernos con bonos de segunda clase (también llamadas High Yield), pero nos dice que los bonos de segunda clase vendidos "a la par” es casi siempre una mala compra. El mismo producto a 70 tiene más sentido, y si eres paciente probablemente podrás comprarlos a ese nivel. Lo mismo se puede decir de las acciones preferentes.




Respecto a participar en OPVs, estas suelen aparecer en algún punto en medio del bull market. No están valoradas caras, y los compradores realizan algunos grandes beneficios. A medida que continua el alza del mercado, esta rama de la financiación se hace más frecuente; la calidad de las compañías se vuelve pobre consistentemente; los precios pedidos y obtenidos se vuelven exorbitantes. Un buen y confiable signo del acercamiento del fin de un giro en el mercado alcista es el hecho de que nuevas acciones de pequeñas y mediocres compañías son ofrecidas aprecios algo más altos que el de muchas empresas medianas con una larga historia en el mercado. La falta de atención del público y el deseo de las organizaciones vendedoras de vender cualquier cosa que pueda ser vendida con beneficio solo puede tener un resultado: el colapso de los precios. En muchos casos las nuevas acciones pierden un 75 % o más respecto a su precio de oferta.


Un requerimiento elemental para el inversor inteligente es la habilidad de resistir loa halagos de los vendedores que ofrecen nuevas acciones durante mercados alcistas.


Un valor no es una verdadera ganga a no ser que el valor estimado sea al menos un 50 % más que el precio (o sea valer un 66% de su precio objetivo)



El inversor necesitará más que una mera caída de precio y de beneficios para tener una base para la compra. Debe exigir una indicación de al menos razonable estabilidad de beneficios la pasada década o más –ningún año de pérdidas- más suficiente tamaño y fuerza financiera para soportar posibles contratiempos en el futuro.


El tipo de ganga que se puede identificar más fácilmente es la acción que se vende por menos del ”net working capital” (capital circulante o fondo de maniobra)de la compañía, después de deducir todas sus deudas. Esto significa que el comprador pagaría nada en absoluto por los activos fijos –edificio, máquinas, etc.-, o por otros bienes que puedan existir.  


net woking capital= activos corrientes (caja, acciones y inventarios) – deudas


El inversor agresivo debe tener un considerable conocimiento de los activos financieros –suficiente, de hecho, para garantizar una vista de sus activos como un negocio.


Sobre bonos extranjeros, acciones preferentes ordinarias y acciones de nivel secundario, la mayoría de los inversores defensivos deberían evitar estas categorías sea cual sea su precio, y el inversor emprendedor las comprará solo a precio de ganga, que definimos como precios que no pasen de 2/3 del valor justo del activo.

No hay comentarios: